Los mensajes ocultos de la actuación de Beyoncé en los Grammy

Gtres
Beyoncé fue la protagonista de la noche de los Grammy, aunque Adele fue la ganadora absoluta de la noche y al recibir su premio para mejor album del año, la presea se rompió y no dudó ofrecerle la otra mitad a Beyoncé, que protagonizó una de las actuaciones más épicas que se recuerdan en la  historia de los Grammy. 


Vestida de cadenas doradas y con velo amarillo, Beyoncé apareció en el escenario rodeada por su madre, su hermana y su hija de cinco años, que correteaba alrededor de ella. Un claro homenaje al matriarcado en el que se basa su familia y un mensaje de poder hacia la feminidad.

Las referencias simbólicas y mitológicas no dejaron de sucederse desde ese momento. Con referencias a la iconografía tanto cristiana como egipcia y un ajustado vestido de encaje firmado por Peter Dundas, autor de todos los looks que lució la cantante durante la noche. Según palabras del propio Dundas, el vestido era un mix entre el estilo de Gustav Klimt, el Art Decó inspirado en Erté y el simbolismo de la diosa africana Oshun. Un diseño en cuyos bordados trabajaron 50 personas.


 

Durante todo el espectáculo Beyoncé no dejó de acariciar su tripa de embarazada de gemelos.

Entre el público, su esposo Jay Z que se mostraba emocionando, justo en el momento en el que en el escenario se recreaba la escena de La Última Cena de Leonardo Da Vinci


Todo su equipo de baile, compuesto únicamente por mujeres, sentado en torno a una alargada mesa sobre la que ella desfiló. La noche concluyó para Beyoncé con el premio a vídeo musical y al mejor álbum urbano contemporáneo por Lemonade, su último y más personal trabajo.


Aqui te dejamos la presentación:


CONVERSATION

0 comentarios:

Publicar un comentario

Los comentarios ofensivos, palabras obscenas y spam serán eliminados

Instagram

Follow Us